Menu

Lo que ocurre detras de una falla con una biela

22 julio, 2020 - Sin categoría

En el cigüeñal los pistones se conectan a una pieza llamada varilla de conexión, la cual transforma su movimiento lineal al de rotación del cigüeñal. En cada golpe de la máquina, la varilla se mueve estirándose y comprimiéndose; en ocasiones, esa presión que se crea (además de otros factores) puede romperla. En vehículos como los todoterreno (TT) es muy factible que pase algo así, por los esfuerzos a los que permanecen expuestos en sus recorridos off road.

Cuando esto sucede se produce una condición a la que se le llama lanzar varilla, en cuyo caso la varilla rota va atravesando y dañando el bloque motor. Las fallas que se generan perjudican mucho a las bielas, presentándose los siguientes problemas:

Fatiga: es un efecto que con frecuencia se presenta en motores entrados en años, y es a causa principal de las bielas rotas. Durante el funcionamiento del motor, la compresión y el estiramiento repetitivo desgastan el metal con el pasar del tiempo, haciéndolo cada vez más quebradizo hasta que se parte, y el proceso podría ser más rápido si el aceite está sucio o el nivel está muy bajo.

Revoluciones demasiadas altas: es así como comienzan en las máquinas nuevas de alto rendimiento las fallas con la varilla; las cuales corren el riesgo de sufrir una rotura, si el tacómetro llegara al rojo. Ocurre a causa de que la fuerza sobre ella se incrementa de manera alarmante a altas revoluciones.

Falla del pasador: la biela se conecta al pistón por medio de un pasador llamado bulón, que puede llegar a presentar un desgaste muy severo. Si dicho pasador se suelta de la varilla, al instante la biela deja de estar conectada al motor; para algunas máquinas esto es algo terrible, debido a que la pieza, al estar suelta, podría atravesar el bloque o incluso doblar al cigüeñal.

En cambio, hay otros modelos de máquinas para los cuales cuando se rompe el bulón y el cilindro al que pertenece deja de trabajar, solo significa una violenta pérdida de energía. Eso sí, para que el motor no sufra debe detenerse, ya que de continuar activo corre el riesgo de sobrecalentarse o incurrir en otros daños.

Hidrobloqueo: se trata de una deformación de la varilla causada por el agua que entra a la cámara del pistón, la cual crea un bloqueo a una o más bielas. Acontece después de que el coche ha atravesado aguas profundas; como por ejemplo calles inundadas, o un cruce de río. Es muy común que esto le ocurra a los todoterrenos, sobre todo, a los conductores que no están debidamente preparados.

Tan pronto penetre un poco de agua a alguno de los cilindros, escuchará un golpeteo, en cuyo caso conviene sacar todo lo que haya entrado y cambiar las juntas. Aunque, si el líquido abarca todo el espacio durante la aparición de la chispa, las bielas afectadas irremediablemente se torcerían o partirían.

Los vehículos como los TT son muy propensos a este tipo de averías, es recomendable cerciorarse del estado de las bielas durante el mantenimiento y las revisiones; son elementos que suelen obviarse, porque se asume que están bien por lo resistentes que son. Si el presupuesto es un problema, con piezas de coche segunda mano se ahorraría tiempo y preocupaciones, ya que puede ubicar desguaces en línea que presten servicio a todo tipo de vehículo.